Transformación Digital - El Cuento del Lobo Moderno

Por años hemos estado hablando de Transformación Digital y de su importancia para las empresas.  Personajes mundiales como Bill Gates y Jeff Bezos han venido hablando del tema, además de darnos cátedra de cómo hacerlo.  Pero muchos han confundido la Transformación Digital con la Transición Digital o Digitalización.

“There is no alternative to digital transformation. Visionary companies will carve out new strategic options for themselves — those that don’t adapt, will fail.”— Jeff Bezos, Amazon
“Success today requires the agility and drive to constantly rethink, reinvigorate, react and reinvent”.Bill Gates, Microsoft

Y como en el cuento del Lobo, nos dijeron “¡ahí viene el Lobo!” una y otra vez, pero nos lo dijeron tanto que pensamos que era mentira o que no era tan profunda la transformación requerida como decían.  Hasta  que llegó el Coronavirus, el momento de probar la Transformación Digital en su máxima expresión. Y nos dimos cuenta de que no estábamos listos.

Transición y no Transformación

Es que al confundir la Transformación con la Transición muchos no hicieron lo correcto. La transición digital fue el comenzar a dejar de utilizar el papel y el lápiz, y comenzar a digitalizar los procesos.  Tomamos cada uno de nuestros procesos en papel y los pasamos tal cual a una computadora.  O aún peor, lo complicamos por no querer transformarlo.  Un ejemplo clásico de esto es un proceso de autorización que al final de todo requiere que imprimamos una hoja y pase nuevamente por 5 a 6 personas que lo firmen físicamente para que sea válido.  Nunca mejoramos el proceso, lo complicamos. Hicimos que la nueva herramienta no tuviera el impacto y no generó una transformación.  De seguro conocerán casos donde al final, alguien para “mejorar el proceso” hizo una copia del documento final en Word y se salta todo el proceso digital, simplemente lo imprime y busca las 6 firmas. 

El cambio que realmente sucedió con la transición fue hacer lo mismo, pero en la computadora o en el celular. Y hasta ahora muchos no se dieron cuenta que no era una transformación

Muchos dijeron ser innovadores, porque comenzaron a utilizar una tecnología primero que su competencia.  Y ciertamente les debió dar una ventaja en estabilidad y/o velocidad de respuesta.  ¿Pero lograron transformar la manera en que su cliente recibía el servicio?  ¿Realmente generaron una diferencia que hizo que tuvieran una ventaja que un par de dólares no le permitiera a la competencia alcanzarlos?  

Transformación

La Transformación va mas allá de utilizar la tecnología, es más que adoptar las últimas tendencias de servicios en la nube o los SaaS (Software as a Service, ejm. Microsoft 365 o Google Suite) más sonados.  Es repensar la forma de trabajar, ver como las nuevas herramientas pueden cambiar del todo el como hacemos las cosas y como llegamos más efectivamente al cliente.  No sirve de nada haber contratado el servicio más poderoso de la Nube y solo poder accesarlo desde la computadora dentro de la red de la empresa.  Definitivamente es un avance que debe traer ahorros en el tiempo y mayor estabilidad.  Pero la Transformación Digital va más allá del Departamento de IT. 

La Transformación Digital nace de la convicción de la Gerencia en que se puede y se deben hacer las cosas de nuevas maneras.  RRHH (Recursos Humanos) debe estar inmerso en el proceso y no ser una piedra en el camino de la Transformación.  IT debe liderar la selección de herramientas, pero es la Gerencia y RRHH quienes deben liderar una real Transformación entendiendo que los empleados no tienen que estar a la vista para ser productivos, que será necesario hacer mediciones de otras maneras y que más que nunca el fortalecer las relaciones con los empleados es necesario. 

— Ve  a mi Blog, Aumenta la Resiliencia de tus Proyectos y obtene más detalles de como tener una mejor relación con tu equipo. —

Ejemplos

Algunos ejemplos claros de Transformación Digital son, Microsoft con su Microsoft 365 (antes Office 365), Amazon, Uber y Spotify.  Microsoft no solo convirtió su software Office a una opción que corre en tu navegador, sino que acortó la distancia para llegar a sus clientes al permitir comprar directamente, aseguró sus ingresos a largo plazo al convertir su software más utilizado en un servicio de pago recurrente, redujo al mínimo la manufactura de CDs y le añadió valor agregado integrando sus servicios de OneDrive y Outlook. 

Amazon comenzó vendiendo libros online, siguió poco a poco añadiendo nuevos productos y en el tiempo Jeff Bezos se dio cuenta que podía utilizar su plataforma en servicios para otros.  Comenzó a permitir que terceros vendieran en su tienda virtual, les da servicios de almacenamiento y entrega para su mercancía y de eso obtiene ingresos.  Luego, teniendo un buen capital decidió entrar en ofrecer servicios de Nube, no solo de almacenamiento de datos, sino también de procesamiento con AWS (Amazon Web Services).  Adicional creó sus propios productos (Kindle, FireTV, Echo. etc.) atados a sus servicios y por último ofrece servicio para evaluación de computación cuántica con Amazon Braket. Y bueno, Uber y Spotify cambiaron radicalmente la manera de hacer negocios en la transportación y la distribución de música respectivamente.

Conclusión

Tenemos que hacer un análisis más profundo de cómo vamos a transformar nuestros negocios.  Ya no es un cuento, ya es un hecho, el Lobo no viene…¡el Lobo llegó!

Es más que un tema de inversión en tecnología, es una transformación de la manera de pensar y ver las cosas.

Quedó probado… o te transformas… o mueres…